sábado, febrero 14, 2009

Sincronicidades cruentas a fin de cuentas



El día de hoy, alrededor de las 10 am. estaba caminando por las calles del barrio hacia mi estudio. Desde que salí de casa estaba silbando una pieza de Goran Brégovic llamada Kalashnikov, y al llegar a un semáforo en rojo, se me ocurrió que hace falta poner en los museos de historia uno de estos famosos fusiles, pues la importancia cultural que tienen es tan tan grande hoy día, que bien podemos darle el lugar de objeto de transformación al lado de la computadora, los marcapasos, etc. etc. Uno de los más siniestros, evidentemente.

Hace cinco minutos, leyendo un libro de Pérez -Reverte, me encuentro con la siguiente frase:
"No sé si el AK-47 figura en algún museo de arte contemporáneo, pero debería estar"
Estoy casi seguro de que ya debe haber una que otra pieza por ahi...

2 Comments:

At 7:50 p. m., Blogger Alfredo Mora Manzano said...

Museo no sé, pero está en el escudo de Mozambique...

 
At 12:55 a. m., Blogger El Ogro said...

Será que en un afán de modernización prefirieron poner las AK-47 en vez de lanzas tribales?

 

Publicar un comentario

<< Home